Bichón Frisé De Los Gazules

El Bichón Frisé: Características de la raza

Dentro de los perros de tipo "bichón", el Bichón Frisé destaca porque no muda el pelaje (no suelta pelo) y tiene un temperamento ideal.

Su pequeño tamaño y su buen comportamiento lo hacen muy apropiado para aquella gente que vive en espacios reducidos en las ciudades.

El Bichón Frisé es de apariencia frágil y sin embargo es muy resistente y longevo. Le gusta corretear por el campo y saltar detrás de los grillos.

Su precioso pelaje requiere nuestra atención, pero bastará un cepillado diario y un baño semanal para que mantenga su aspecto "elegantemente descuidado" que le da esa personalidad tan particular.

De carácter alegre y gracioso, posee una inteligencia con la que nos sorprenderá adelantándose a nuestras intenciones; así, un movimiento imperceptible con el que iniciamos la incorporación del sillón es suficiente para que tome su correa y nos espere en la puerta de casa llamándonos alegremente.

Su excelente temperamento tan bien adaptado es tan extraordinariamente bueno que se le utiliza como perro de terapia en los hospitales y en los asilos de ancianos. Ha sido utilizado con éxito para confortar a niños, a los ancianos, los convalecientes y los minusválidos.

Por otra parte, sus cualidades físicas le hacen muy apropiado en pruebas de Agility donde destaca por su destreza e inteligencia y alta adiestrabilidad.

Sin exagerar, debemos decir que se trata de una de las mejores razas conocidas por el hombre.

 

ESTÁNDAR DE LA RAZA

Aspecto general: pequeño, alegre, de movimiento vivaz, con hocico de longitud media y pelo largo con tirabuzones muy suaves. El porte de la cabeza debe ser altivo y alto; los ojos oscuros son vivarachos y muy expresivos.

Talla:

la altura en la cruz no tiene que superar los 30 cm; la talla pequeña es un elemento de éxito

Cabeza:

cráneo plano, a pesar de que el pelo hace que parezca redondo. con el tronco.

Trufa:

redonda, muy negra, fina y brillante.

Labios:

finos, bastante estirados; caen lo suficiente para que el labio inferior quede cubierto peron nunca son pesados o péndulos; normalmente están pigmentados de negro hasta las comisuras; el labio inferior no puede ser pesado ni demasiado visible o laxo, y no debe permitir que se vean las mucosas cuando la boca está cerrada.

Dentadura:

normal, con los incisivos superiores superpuestos a los inferiores.

Hocico:

no debe ser grueso, pesado ni estrecho; las mejillas son planas y no muy musculosas. El stop es poco acentuado, y el surco entre los arcos superciliares se aprecia poco.

Ojos:

oscuros, con párpados oscuros en la  medida de lo posible, de forma redonda. La posición no es oblícua; son vivaces y no muy grandes; no dejan ver el blanco. No son grandes ni protuberantes, la órbita del ojo no debe ser llena, y el globo ocular no debe ser exageradamente prominente.

Orejas:

colgantes, provistas de pelos rizados y largos; el perro las lleva adelante cuando está atento, pero de manera que el margen anterior toque el cráneo y no se separe oblicuamente; la longitud del cartílago no debe llegar a la trufa, sino detenerse a la mitad de la longitud del hocico. Las orejas son menos anchas y más finas que las del caniche.

Cuello:

bastante largo, de porte alto y  elegante. Es redondo en la parte próxima al cráneo, y se ensancha gradualmente hasta fundirse con los hombros. Su longitud corresponde aproximadamente a 1/3 de la longitud del tronco (11 cm y 33 cm respectivamente para un ejemplar de 27 cm de altura), tomando como base la punta del hombro para la longitud y la cruz para la altura.

Hombro:

oblícuo y no prominente, da la impresión de tener la misma longitud que el brazo (unos 10cm). Este último debe estar bien adherido al tronco, y el codo, en concreto, no debe abrirse.

Extremidades:

vistas frontalmente son rectas, en aplomo, con osamenta fina; la cuartilla es corta y recta, ligeramente oblícua vista lateralmente. Las uñas son preferiblemente negras, lo cual es una condición ideal que no siempre es fácil de obtener.

Tórax:

el pecho está bien desarrollado, con el esternón pronunciado. Las falsas costillas son redondeadas y nunca acaban bruscamente. El tórax tiene buena profundidad.

Flancos:

bien entrados en el vientre, con la piel fina y no caída.

Riñones:

anchos, muy musculosos y ligeramente convexos. La pelvis es ancha, la grupa ligeramente redondeada, la cola nace un poco por debajo de la línea dorsal.

Muslos:

anchos y muy musculosos, en posición oblicua, con el corvejón más flexionado que el caniche y el pie nervioso.

Cola:

normalmente el animal la lleva alzada y curvada graciosamente sobre el lomo, pero sin enrollarse; no puede ser amputada y no debe llegar a tocar el tronco, aunque las mechas sí pueden caer sobre el lomo.

Pigmentación:

bajo el pelo blanco, la pigmentación es oscura y los órganos sexuales están pigmentados de negro, azulado o beis.

Color:

blanco puro

Pelo:

fino, sedoso, con tirabuzones blandos, no muy liso y de 7 a 10 cm de longitud

 

ACICALADO DEL Bichón Frisé

El doble pelaje blanco del Bichón Frisé necesita un frecuente cepillado y peinado para prevenir la formación de bolas de pelo y mantener el aspecto de "borla para empolvarse la cara" que es tan deseable.

En un corte de pelo para la exposición, el pelo del cuerpo del Bichón Frisé es cortado para poner de relieve su contorno y potenciar sus movimientos y hacer que parezca que el perro se desliza sin realizar esfuerzo alguno en una forma igualada por pocas razas. Los adornos capilares faciales y el pelo de la cabeza se dejan más largos y se cortan para darle un aspecto redondeado.

Los cachorros tienen un pelaje único y suave sobre el cual van apareciendo gradualmente, alrededor del año, unos pelos de guarda más ásperos. El lujoso pelaje completo del Bichón Frisé comienza a tomar forma, con el acicalado adecuado, alrededor de los dos años.

Aunque el Bichón Frisé completa un buen porcentaje de su crecimiento para cuando alcanza la edad de ocho o nueve meses, y que se logra el crecimiento completo y la madurez "médica" entre el año y los 18 meses, el proceso de maduración puede durar hasta los 3 años de edad. Mientras que el peso y la altura pueden permanecer esencialmente iguales, los rasgos anatómicos que el estandar considera importantes pueden evolucionar para acabar siendo mejores o peores.

El estado general de su salud está directamente relacionado, por supuesto, con la calidad del pelaje. La alimentación adecuada y equilibrada es absolutamente necesaria para tener un buen pelaje.

La atención que se presta al pelaje y acicalado en las exposiciones de los EEUU han atraído la atención mundial y ha ayudado a dar a la raza su impulso hacia la fama. A lo largo de los años, el corte del pelo para su presentación en las exposiciones ha evolucionado en armonía con los intentos de los estándares de los EEUU de hacer hincapié acerca de los aspectos específicos mediante una descripción detallada de los mismos.

volver